El nuevo Código Tributario nuevamente es sujeto de polémica, ya que en su apartado 1 expone que el “sistema tributario se debe fundamentar en el principio de renta territorial”, lo que podría utilizarse para convertir a Honduras en un paraíso fiscal.

La “renta territorial” persigue atraer más inversión extranjera para la construcción de empresas que apoyen la generación de empleo, pero también permite que las inversiones de hondureños en el extranjero no paguen impuestos, lo que podría traer mayores presiones tributarias para las personas.

La renta territorial reemplaza a la renta universal considerada en el Código Tributario vigente, que es una medida que tienen incorporadas la mayoría de países por la globalización de las inversiones, lo que supone un retroceso para Honduras en materia fiscal.

por que fracasan los países - la voz catracha
por que fracasan los países - la voz catracha

Actualmente el sistema tributario hondureño se caracteriza por su inequidad, la persistencia de exenciones fiscales, regalías, depreciación acelerada de activos, entre otros que acarrean una pérdida de 320 mil millones de lempiras, Esto se traduce en que las empresas hondureñas no pueden competir con las inversiones extranjeras, pues les toca pagar impuestos y concesiones de las cuales se exime el capital extranjero, perjudicando al empresariado nacional.

Medidas regresivas

El Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh) expresó que algunas medidas del Código Tributario son regresivas, ya que establece un nuevo impuesto (monotributo) y potencia las exoneraciones fiscales, lo que generaría una menor contribución de ingresos para el Estado porque deja de cobrarle a la gran empresa para obligar la imposición de emprendedores y del comercio informal.

La renta territorial también podría afectar los flujos de la cooperación internacional, ya que permitiría atraer inversiones “dudosas” y correría el riesgo de caer en la “lista negra” de países considerados con jurisdicciones “offshore” o de lavado de activos.

Este paso a paraíso fiscal también se daría con la creación del buzón electrónico (artículo 84), el cual sustituirá al domicilio tributario físico como lugar para recibir notificaciones y realizar cualquier actividad.

Plan 20/20

Según los analistas, el nuevo Código Tributario está pensado para apalancar las promesas contempladas en el Plan 20/20 del Gobierno, limitando la creación de una política tributaria progresiva y socialmente justa.

El Plan 20/20 se focaliza en la generación de 600,000 empleos, la atracción de la inversión extranjera y el crecimiento de las exportaciones. El nuevo Código permitiría generar estas condiciones, pero a cambio de una mayor presión tributaria para el país.