Pese a esto, la macroeconomía de Honduras se ve más robusta que la de Nicaragua, exhibiendo una condición económica más atractivas para la inversión extranjera y el desarrollo interno poblacional. Aunque el PIB no refleja el aumento de la calidad de la educación, la mejora de la salud de la población ni los impactos medioambientales.

Los modelos de desarrollo económico implementados por Honduras y Nicaragua han sido opuestos. Mientras Honduras apostó por favorecer la subvención del sector empresarial; Nicaragua invirtió en el desarrollo social, lo que provocó en cierta medida su rezago económico comparado con la Región.

Sin embargo, la apuesta de Nicaragua por la educación y las reformas sociales ahora están impactando sostenidamente su desarrollo económico, mientras que Honduras comienza a ver afectado su crecimiento.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) presentó el Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2016, donde estima que el PIB hondureño llegará a 3,4% este año, superando solamente a El Salvador, cuya proyección es del 2,3%. Sin embargo, Nicaragua estima un crecimiento del 4,5%, ubicándose primero dentro de los países del istmo.

Dependencias para lograr el PIB

Honduras

Depende de ciertas circunstancias pueda alcanzar la proyección de 3,4% del PIB, entre las que destaca la expansión de la economía estadounidense y la baja del precio internacional de petróleo. También requiere que aumente la inversión doméstica privada y pública, previéndose que los sectores de intermediación financiera y las comunicaciones logren este aspecto.

En cuanto a las cuentas externas, el aumento previsto en los precios internacionales de café (pese a la baja registrada en los primeros meses del año), junto con el dinamismo de las remesas y de los envíos de la industria maquiladora, arrojarán una reducción del déficit de la cuenta corriente, para ubicarse en un 6,1% del PIB.

En relación a la deuda pública del gobierno central, en la que incide la reducción del déficit de cuentas públicas que llevó a Standard & Poor’s a elevar la calificación de B a B+ en julio, al final del cuarto trimestre de 2015 era equivalente al 46,3% del PIB (un 29,3% correspondiente a la deuda externa y un 17% a la interna). Para el 2016, se espera un incremento del déficit motivado por la inversión en obras de infraestructura vial y por el aumento en gastos corrientes.

Nicaragua

En el caso de Nicaragua, cuya proyección del PIB se ubicó en 4,5% (-0,4% que 2015), esto se justifica por el alivio de la deuda en el marco del programa de países pobres altamente endeudados y a la concesionalidad de una parte significativa de la deuda externa.

En relación a las cuentas corrientes, se estima un incremento del déficit por el pobre desempeño del sector exportador, que fue severamente afectado por el fin del acceso preferencial de textiles confeccionados a Estados Unidos.

En cuanto a la deuda pública, se prevé que el déficit fiscal del gobierno central se incremente por el gasto asociado a la realización de las elecciones presidenciales y legislativas en noviembre. Hasta abril del 2016, los ingresos y gastos del gobierno central han crecido 12,9% y 18,9%, respectivamente. En consecuencia, el déficit primario, antes de donaciones, se ha expandido en más de mil millones de córdobas (+0,3% del PIB).

Política cambiaria

Honduras

A diciembre de 2015, el lempira registró una depreciación nominal frente al dólar del 3,8% en relación con el valor al final de 2014 y las reservas de moneda internacional exhibieron un saldo de 3.822,3 millones de dólares (305,8 millones de dólares más que en 2014).

Para 2016 se estima que el lempira nuevamente se depreciará sobre un 3%, acumulando a la fecha una depreciación nominal del 1,4% con respecto al valor del final de 2015. Al 23 de junio de 2016, las reservas alcanzaban un monto de 3.911,8 millones de dólares (89,5 millones de dólares más que en 2015).

Nicaragua

El banco central nicaragüense ha mantenido inalterado su objetivo de una devaluación anual del 5% del tipo de cambio, el cual finalizó el año 2015 en 27,9 córdobas por dólar americano y las reservas internacionales ascendieron a 2.492,3 millones de dólares (1.330 millones de dólares menos que Honduras). Para el 2016, la devaluación nuevamente se fija en 5%.

Honduras

En el primer trimestre de 2016 se observó una caída de las exportaciones de mercancías generales de un 11,9% en términos interanuales. Este resultado se explica por una disminución del 27,3% de los envíos de café, producto de una baja del 25,9% del precio de este producto durante los dos primeros meses del año.

Por su parte, las importaciones registraron una reducción aún más aguda durante este periodo, disminuyendo un 15,9%. En ella incidió la sostenida trayectoria descendente de los precios de los combustibles, lo que arrojó una baja de la factura petrolera de un 31,6%.

Nicaragua

En el primer cuatrimestre de 2016, el valor de las exportaciones de bienes se ha contraído un 13,2%. Por su parte, las importaciones crecieron un 6,1%, donde se destaca el importante incremento de 23,4% en las importaciones de bienes de consumo.

Hasta mayo, las remesas familiares se expandieron en un 5,1%, medio punto porcentual por encima del ritmo observado durante el mismo periodo de 2015.

Crecimiento económico

Honduras

Hasta abril de 2016, el crecimiento económico registrado para Honduras llegó a 3,3%, inferior al 3,5% registrado en el mismo periodo en 2015, siendo los sectores que mostraron mayor dinamismo la intermediación financiera, electricidad y agua, agricultura y comunicaciones.

Nicaragua

Hasta abril de 2016, el crecimiento de la economía ha mantenido su dinamismo, alcanzando un 4,4%, sobre la base de un sólido desempeño de los sectores agropecuario, construcción y comercio.

Dependencia económica externa

Para Honduras y Nicaragua, existe una dependencia de los flujos financieros externos similares en comparación con la Región, pero a nivel de análisis estas diferencias tienden a acentuarse.

En el caso de Honduras, el flujo externo de recursos proviene principalmente de las remesas, seguido muy por detrás por la inversión extranjera en el país y en menor medida de la Ayuda Oficial para el Desarrollo.

Por su parte, Nicaragua depende casi un 50% menos de las remesas que Honduras, tiene una inversión extranjera casi un 25% mayor y en el caso de la ayuda oficial para el Desarrollo recibe un 50% más que Honduras.

Inclusión financiera

La inclusión financiera abarca todas las iniciativas públicas y privadas destinadas a brindar servicios a las pymes y los hogares, que tradicionalmente quedan excluidos de los servicios financieros formales, utilizando productos y servicios que se adecuen a sus necesidades. Más allá de ampliar los niveles de acceso financiero y bancarización, la inclusión financiera también incluye políticas para mejorar y perfeccionar el uso del sistema financiero en el caso de las pymes y hogares que ya forman parte del circuito financiero formal.

En el caso de Nicaragua está muy por detrás de Honduras, con un 19,4% de la población integrada al sistema financiero, en comparación con el 31,5% que refleja Honduras.

Recomendaciones de la Cepal

La Cepal recalca la urgencia de movilizar la inversión pública y privada para promover la recuperación económica y satisfacer los desafíos que impone la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Esto depende de la capacidad de los países para adoptar políticas que apoyen la inversión y de un cambio estructural que promueva un desarrollo basado en la igualdad y la sostenibilidad. También indica que es necesario cambiar las estructuras tributarias para mejorar la recaudación y la progresividad, fortalecer el impuesto sobre la renta, tanto de personas como de empresas, y combatir la evasión y elusión fiscal.

Asimismo, recomienda promover alianzas público-privadas y políticas que creen incentivos adecuados para canalizar el financiamiento hacia los objetivos de desarrollo.  Además, se debe potenciar la inclusión financiera como una política de inserción productiva mediante la creación de mercados y nuevos instrumentos innovadores.

Informe Perspectivas económicas de América Latina 2016 - Cepal

Descarga el informe