En un país donde el crecimiento económico (aún no podemos hablar de desarrollo) se ve afectado por cuanto ocurre en el mundo, se puede siguiera pensar en lograr una ciudad inclusiva para sus habitantes.

Soñar con una ciudad donde no importe el género, la orientación sexual, la edad, la etnia o las actividades que se practiquen para que todos podamos prosperar y vivir, obviamente parece una utopía. Sin embargo, ya hay iniciativas y estrategias que implementan algunas ciudades del mundo, las que podría imitar Honduras para dar otro paso hacia el anhelado desarrollo.

Reconociendo el problema

Paso 1: Inclusión económica

Tegucigalpa y San Pedro Sula son los principales centros de desarrollo de Honduras, pues en ellas se concentran las iniciativas de innovación, el poder político y la administración económica. Por ende, estas dos ciudades deberían protagonizar el cambio hacia una mayor equidad social, especialmente como medida de mitigación a la polarización política que vivimos.

El problema de estas ciudades, y del país, es la falta de ofertas de empleo y de producción, lo que dificulta llegar a la inclusión económica, comprendido como el bienestar de las personas de mediano y bajos ingresos.

Si bien Honduras disminuyó los niveles de extrema pobreza en un 12%, también redujo el número de personas de la clase media en un 39% y ubicó a ambos grupos en la zona de vulnerabilidad (Cepal, 2016). La discriminación hacia las personas con discapacidad aún persiste, al igual que la homofobia y la falta de protección social para la tercera edad, problemáticas sociales que también nos alejan de lograr una ciudad inclusiva.

Paso 2: Desarrollo del transporte

Estamos conscientes que la necesidad número #1 del país es llevar alimentos a cada mesa pues tenemos índices de desnutrición preocupantes. Pero también es necesario lograr el acceso a la vivienda, los servicios básicos, al transporte, a una infraestructura estable y actualizada.

Estos elementos se encuentran divorciados en las estrategias de desarrollo urbano hondureñas, pues cada una se aborda con políticas particulares, en vez de responder a un modelo inclusivo que nos permita construir ciudades.

También es nula la inversión en transporte para conectar las comunidades rurales y de bajos ingresos, que rodean las ciudades, con los polos de desarrollo laboral; y ni hablar de que estas unidades de transporte integren rampas para las personas con discapacidad. Por el contrario, el establecimiento de peajes establece nuevos gastos para las personas más pobres, que va en la vía opuesta de disminuir las tarifas de transporte público para alcanzar las ciudades inclusivas.

Paso 3: Invertir en la gente

Se requiere invertir en la gente para la inclusión. La universalidad de la educación y el cumplimiento de estándares educativos desde la temprana edad, es un requisito para llegar a la ciudad inclusiva.

También se debe velar por la incorporación laboral de la mujer en igualdad de condiciones que los hombres, como en la integración al trabajo de los sectores eternamente excluidos (campesinos, indígenas, afrohondureños, LGTBI, discapacidad). No obstante, siempre queda eliminar el factor de la discriminación por el lugar de residencia.

Paso 4: Participación ciudadana

El modelo de ciudad que deseamos no lo hemos podido expresar, pues los gobiernos y sus planificadores, no realizan consultas generales para determinar cómo soñamos en conjunto nuestras ciudades. Cambiar esto implica colaborar en todas las plataformas, sectores, agendas e intereses, pues nos compete a todos comprobar que nadie quede desamparado para poder superar la pobreza.

Desarrollo Sostenible

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODS) de las Naciones Unidas, los cuales suscribió Honduras para lograr al 2030, establecen en su objetivo N°11: Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.

A 14 años de tener que cumplir la meta, Honduras aún no comienza a trabajar para alcanzar este objetivo. En el primer informe de 2015 sobre el nivel de cumplimiento de los ODS, Honduras sale aplazado en todos, por lo que como ciudadanos responsables, debemos organizarnos y exigir que tengamos ciudades inclusivas.