154 ONG internacionales, agrupadas en la Coalición para los Derechos Humanos en el Desarrollo, solicitaron a los bancos multilaterales que aseguren que sus préstamos beneficien a empresas y países respetuosos de los derechos humanos.

Los solicitantes indicaron que el Banco Mundial, el Banco Europeo de Inversiones, los bancos holandeses, finlandeses, entre otros, han financiado proyectos que vulneran los DD.HH. en Centro y Sur América.

Según registros de organizaciones internacionales, entre los años 2003 y 2013, los proyectos financiados por el Banco Mundial desalojaron de sus hogares, alejaron de sus tierras o desplazaron de otras formas a 3,4 millones de personas.

Sin Derechos Humanos

La organización Human Rights Watch acusó que el Banco Mundial se negó a incorporar sus obligaciones en materia de DD.HH. en su nueva política ambiental y social (documento aquí en inglés). “Al negarse a reconocer sus obligaciones en materia de derechos, el Banco Mundial anticipa que estará dispuesto a violar los derechos humanos sin consecuencias”, dijo Jessica Evans, investigadora principal sobre instituciones financieras en Human Rights Watch.

Evans agregó: “En lugar de utilizar esta nueva política sobre medio ambiente y asuntos sociales para avanzar en función de la protección de derechos y consolidarse como líder en el desarrollo, el Banco Mundial ha hecho todo lo contrario”.

Fuentes del Banco Mundial le respondieron a Human Rights Watch que la Dirección se opuso a incluir un lenguaje que exigirá al propio banco respetar los derechos humanos en todas las operaciones.

El origen de la propuesta de las ONG nace de una investigación realizada por Global Witness, quien identificó el año 2015 como el “peor año registrado por homicidios de defensores de la tierra y ambientales, con 185 muertes en 16 países”.

Violaciones mundiales

Son varios los países que denuncian que el Banco Mundial financia proyectos que vulneran los DD.HH. y al realizar las denuncias obtienen por respuesta que no es responsabilidad del Banco, sino de quien implementa el proyecto.

El Director de Cívicus señaló que “Los Estados tercerizan cada vez más sus responsabilidades. Esto conduce a una mayor apertura hacia la corrupción debido a la colusión entre las élites. Las organizaciones de la sociedad civil, cuando intentan exponer estos vínculos corruptos, son atacadas”.

Por tal motivo, la Coalición para los Derechos Humanos en el Desarrollo exige el análisis de las libertades de expresión, reunión y asociación, de género, laborales y territoriales como parte del proceso para el otorgamiento de financiamiento, con lo que esperan reducir la vulneración de los DD.HH. al promover una mayor rendición de cuentas del Banco Mundial.

Sin embargo, la petición de la Coalición prácticamente es inviable. Philip Alston, relator especial del Foro mundial sobre la Extrema Pobreza y los Derechos Humanos, expresó que el Banco Mundial “trata los derechos humanos más como una enfermedad infecciosa que como valores y obligaciones universales”.

Pese a las acciones internacionales, como las lideradas por Amnistía Internacional para exigir la incorporación de la política de pueblos indígenas, el Banco Mundial prefirió no abordar el tema de derechos humanos en su funcionamiento e incluso se nota una regresión en su política ambiental al ahora casi permitir la destrucción de hábitats críticos, áreas protegidas y reservas naturales, según denunciaron 4 senadores estadounidenses.

El 4 de agosto de 2016 la Junta del Banco Mundial realizará una tercera revisión al marco Ambiental y Social, el cual tomará en consideración las recomendaciones de las ONG ¿O no?

Estatus del Marco Ambiental y Social del Banco Mundial

En inglés