La ONG C-Libre presentó el informe de Libertad de Expresión 2015 (ILE), el cual muestra que Honduras retrocedió debido al aumento de violencia, censura y bloqueo informativo contra periodistas y la ciudadanía.

El ILE señala que el año 2015 se registraron 214 alertas a la libertad de expresión, entre las que destacan 10 asesinatos. En lo que va del 2016, se registran 95 alertas, “que ponen en evidencia la precaria situación en la que se encuentran los Derechos Humanos en Honduras”.

Ante estas violaciones, el informe concluyó que el Estado se desligó de la ejecución de programas y proyectos para construir y fortalecer un país democrático, principalmente porque el Gobierno está permeado por la corrupción; las instituciones públicas están descomponiendo la administración estatal y los órganos de justicia perpetúan la impunidad.

Violaciones a la libertad de expresión

El departamento de Francisco Morazán, donde está la capital Tegucigalpa, fue la zona geográfica con la mayor cifra de agresiones registradas, lo que atribuyen a la concentración del poder político institucionalizado.

Además, aumentaron los procesos judiciales a nivel nacional y el panorama es desfavorable en materia legislativa, pues se han creado varias normas que restringen la libertad de expresión, tales como la Ley de Secretos del Estado.

libertad de expresión
libertad de expresión

El caso más grave que refleja el informe, es la sentencia condenatoria contra el periodista David Romero, condenado a 10 años de reclusión. Romero dirige Radio y TV Globo, este último medio fue cerrado en 2016 por orden gubernamental, argumentando que la empresa incumplió un trámite administrativo. Esto fue catalogado por la OEA como un retroceso grande en la construcción de la democracia.

EL ILE expresa que la censura sigue siendo uno de los mecanismos utilizados por el Estado para restringir la difusión de información, ya sea, por medio de normas legales que tienen características de censura previa o por medio de censura sutil, como la estigmatización de la labor periodística y la asignación discrecional de la publicidad oficial.

Respecto al pluralismo, la concentración de los medios de comunicación sigue en manos privadas, una sola corporación concentra el 21% de los medios de comunicación televisivos, seguido de las iglesias, con un 8.54%. Las radios comunitarias representan el 1% de las licencias otorgadas en el país y la televisión comunitaria apenas representan el 0.26% del total de licencias otorgadas.

Sectores de riesgo

El Informe a la Libertad de Expresión indica que los sectores estatales que provocan mayor riesgo en la cobertura periodística son los de Salud, Educación, industrias extractivas y megaproyectos y seguridad, ya que la denuncia de casos de corrupción, militarización, impunidad, malversación de fondos y daño al ambiente han provocado el asesinato y secuestro de periodistas y manifestantes, sumado a amenazas e intimidación recurrente.

El aumento de la violencia de género en relación a la libertad de expresión, también experimentó un aumento. En 2014, el 15% de las agresiones registradas correspondieron a periodistas y comunicadoras, mientras en 2015 esta cifra se incrementó a 37% del total de agresiones registradas.

Datos generales del ILE

Las 214 alertas de 2015 representan el 27% del total de las alertas emitidas desde 2003. Este porcentaje es precedido por 2013, con 23%. El 2009, año del Golpe de Estado, se emitieron 170 alertas, que representan el 20%. Antes del Golpe de Estado, el año con más agresiones fue el 2005, con 82 alertas, que representan el 11%.

La principal causa de ataque contra la Libertad de Expresión en 2015 fue la violencia (33%), luego las agresiones en el marco de la protesta (27%); en tercer lugar se ubican los ataques legales (16%), después la obstrucción a la información (10%) y finalmente la censura (9%).

En las alertas de 2015 se individualizaron 226 víctimas, de estas 111 fueron periodistas o comunicadores (49%), seguido de Los Indignados (18%) y luego los estudiantes de nivel secundario y universitario (10%). El restante porcentaje aglutina funcionarios públicos, dueños y trabajadores de medios, sindicalistas y dirigentes sociales.

En relación a los agresores, la mayor parte fueron funcionarios del Poder Ejecutivo (29%), lo siguen operadores de justicia (14.2%), la Policía (11.68%) y a continuación los militares (10.75%).

Con respecto a la violencia contra periodistas, el año 2015 el mayor número de ataques registrados fueron por intimidación (27), amenazas (14), asesinatos (11) y hostigamientos (7). Las 34 alertas por violencia emitidas por C-Libre en 2014, sufrieron un incremento de 112% en la cantidad de hechos violentos contra periodistas.

libertad de expresión

Impunidad en la libertad de expresión

En el caso de los asesinatos relacionados con periodistas y personas trabajadoras de medios de comunicación, C-Libre registró entre 2003 y 2015, 60 asesinatos. El Ministerio Público, del total de investigaciones, presentó 19 acusaciones, de las cuales 3 concluyeron con sentencia condenatoria y 6 con sentencias absolutorias. Esto implica que el 77% está en completa impunidad, el 18% en espera de juicio y en sólo en el 5% de los casos se ha condenado a personas relacionadas con la autoría material del asesinato.

Por la presión de la comunidad internacional y la incidencia de organizaciones de la sociedad civil durante varios años, el 16 de abril de 2015 el Congreso Nacional aprobó la Ley de Protección para las y los Defensores de Derechos Humanos, Periodistas, Comunicadores Sociales y Operadores de Justicia.

En la actualidad, se han presentado 25 solicitudes al mecanismo de Protección: 13 Defensoras de Derechos Humanos, 8 periodistas, 1 operadora de justicia y 3 colectivos de DD.HH. Sin embargo, la aplicación de la Ley mantiene falencias por la ineficiencia estatal a la hora de brindar protección efectiva.

El ILE concluye que la Libertad de Expresión en Honduras está atravesando un momento crítico porque se han incrementado las agresiones y restricciones a la misma, desde la censura sutil, pasando por leyes restrictivas del acceso, difusión de información y opiniones, hasta llegar a los asesinatos, que luego en su mayoría quedan en la impunidad.

Descarga el Informe de Libertad de Expresión 2015

Descargar