CEPAL publicó el informe 2016 sobre inversión extranjera directa (IED) en América Latina y El Caribe, señalando que disminuyó un 9,1% entre 2014 y 2015, llegando a 179.100 millones de dólares, el nivel más bajo desde 2010.

A nivel regional, los movimientos más significativos de IED se dieron en Sudamérica, donde en Brasil se redujo un 23%, aunque sigue siendo el principal receptor de inversión extranjera directa, acumulando el 42% del monto total recibido por la región. A cierta distancia le siguieron México, Chile, Colombia y Argentina.

En relación a los principales inversores de IED, Estados Unidos fue el principal con un 25,9% de los ingresos de IED, luego se ubicaron las inversiones desde los Países Bajos (15,9%) y España (11,8%). Si nos focalizamos en Latinoamérica, 3 países son responsables de más del 85% de las inversiones directas en el exterior de la región. En 2015, Chile fue el país desde donde salieron los mayores egresos de inversiones directas (31%), seguido de Brasil y México, responsables del 28% y el 26% del total.

En América Latina y el Caribe, la IED ha sido clave en apoyar el patrón de inserción internacional de los países, con inversiones en recursos naturales, exportaciones y servicios modernos. Sin embargo, ha tenido un impacto moderado y no extensivo en términos de contenido tecnológico, innovación e investigación y desarrollo (I+D).

En cuando a Centroamérica, los ingresos de IED aumentaron un 6%, totalizando 11.808 millones de dólares. Con un 43% del total, Panamá continúa siendo el principal receptor de IED de la subregión; le siguen Costa Rica (26%), Honduras (10%) y Guatemala (10%). Por su parte, la inversión extranjera directa en el Caribe disminuyó un 17%, alcanzando un monto de 5.975 millones de dólares.

Inversión extranjera directa en Recursos Naturales

En Centroamérica, la participación de los recursos naturales en la IED disminuyó del 13% al 8%, vinculado a la caída de los precios de los productos primarios por el fin del súperciclo de las materias primas y la desaceleración del crecimiento económico mundial.

Sobre las energías renovables, el Informe expresa que Honduras mostró un desempeño muy destacado, agregando cerca de 500 MW a su capacidad de generación. “El éxito de Honduras ha sido el resultado de una generosa política de subsidios para la creación de capacidad instalada antes de julio de 2015, que ha aumentado sustancialmente la participación de la energía solar en la matriz energética del país”.

Pese al buen desempeño de Honduras y de Chile en generación de energías alternativas, el Informe reseña que “resulta alarmante la débil respuesta del sector privado local frente a las oportunidades de esta industria”, ya que las energías renovables se están impulsando principalmente por inversión extranjera.

inversión extranjera directa

IED en Honduras

En Honduras, la IED se incrementó un 5% y alcanzó los 1,204 millones de dólares en 2015. Los mayores aumentos se observaron en los sectores financiero, de bienes raíces y de servicios a empresas.

Sin embargo, el sector más interesante fue el de las energías renovables, pues el Gobierno diseñó un plan de expansión para la generación y distribución de la energía renovable, con la meta de elevar hasta el 80% la tasa de participación de esta forma de energía en la matriz energética del país.

En 2015, Honduras se convirtió en el segundo mercado más importante de América Latina en energía solar, por delante de México y después de Chile. De este modo, y con nuevas inversiones en energía eólica, la matriz energética de Honduras experimentó cambios notables. Entre 2007 y 2015, la participación de la energía renovable aumentó del 6% al 47% del total.

Informe 2016 de IED

Leer