El reconocido artista hondureño, Maeztro Urbano, se indignó contra una campaña de comunicación que promueve el machismo y la misoginia, y realizó una intervención de guerrilla comunicacional para reivindicar el derecho de las mujeres.

En Tegucigalpa, el sábado 13 de agosto aparecieron en diversos lugares de la ciudad mensajes como “la mujer es el motor de la escoba”, “el trabajo de la mujer es criar a los niños” y “una mujer no puede ganar lo mismo que el hombre”, que responden a una campaña anónima de generación de expectativas, pero que ahora está siendo investigada por el Ministerio Público para multar a los responsables.

El tenor de la campaña fue mal formulado, ya que alude a generar la indignación de la población para luego clarificarla con mensajes positivos, pero en uno de los países azotados por el machismo, este tipo de campaña refuerza los estereotipos negativos, por lo que en redes sociales criticaron ampliamente la campaña.

Maeztro Urbano y su equipo reseñaron que este tipo de campañas provoca indignación en las personas, ya que, si bien son campañas de expectativas, “carecen de lógica porque promueven el machismo en un país donde hay un femicidio cada 16 horas”.

La agencia de comunicación ACERTA indicó que las campañas de expectativas deben ser respetuosas con el contexto para causar una verdadera sorpresa en los consumidores, pero cuando se intenta jugar con situaciones tan sensibles en un país como Honduras, lo que se provoca es el repudio de la gente y fracasa la campaña de comunicación.

Este tipo de campañas no es nueva en el mundo. En España la casa editorial Libsa hizo una campaña el 2013 con los mismos mensajes para promover un libro infantil, pero tuvieron que retirarlo del mercado, ya que no es anecdótico discriminar a las mujeres.