Cuando una campaña de comunicación sale mal, no hay vuelta atrás. Los organizadores de charlas TEDx, apoyados por el Grupo Vallas y Gigantografías de Honduras (GPO), y bajo la orientación de la publicista Excel Ogilvy, fueron los responsables de promover el machismo a través de una campaña publicitaria en Tegucigalpa.

Sin embargo, en un comunicado emitido por la empresa GPO, acusan a los hondureños y hondureñas de ser poco “progresistas” al no comprender que era una campaña en contra del maltrato físico y psicológico hacia las mujeres.

El machismo

En el comunicado se expresa que la idea era mostrar en una primera fase “la realidad en crudo de nuestra sociedad”. No obstante, la reacción sobrepasó los límites de la indignación y el Ministerio Público, como defensoras de los derechos humanos y parlamentarias, dijieron que la campaña promueve el machismo.

En su cuenta de Twitter, la diputada Liberal, Gabriela Núñez, expresó que “no es admisible ni suficiente excusa para las mujeres, Hay mejores maneras de hacerlo, de manera positiva”.

Fracaso comunicacional

La campaña de comunicación utiliza mensajes similares a otras iniciativas publicitarias realizadas en España el año 2013 por la editorial Libsa y el 2014 por la Fábrica Nacional de la Moneda y el Timbre, las cuales corrieron la misma suerte, ya que el Instituto de la Mujer de España y los servicios jurídicos exigieron su retiro, lo que Libsa acató rápidamente para evitar consecuencias mayores y la Fábrica Nacional paró la imprenta, reconociendo su responsabilidad.

Pese a la experiencia, TEDx, GPO y Ogilvy se arriesgaron con su campaña y fracasaron, pues la discriminación que sufren las mujeres es un reflejo cultural y este tipo de contenidos refuerzan las actitudes y comportamientos machistas.

Además, en vez de realizar una correcta comunicación de crisis y solicitar las disculpas del caso, GPO prefirió tratar al público como ignorantes y emitió un comunicado precisando los fines de la campaña, lo que constituye una muerte comunicacional porque si la campaña hay que explicarla: fracasó.

Consultados diversos profesionales del medio publicitario, la mayoría de los profesionales indicaron que se trataba de una campaña para generar expectativas, pero no estuvieron de acuerdo con los mensajes.

Viralización

Debido a las críticas en torno a la campaña machista, en las redes sociales circuló una gran cantidad de memes, los cuales cambiaron los mensajes para referirse a política, seguridad, la actuación del presidente y otros.

Incluso el caricaturista de TN5, Allan McDonald, realizó un trabajo sobre el tema y el canal de televisión reafirmó en su cuenta de Twitter que la campaña obtuvo un “efecto contrario”.

Segunda fase

La segunda fase de la campaña de TEDx, GPO y Ogilvy se adelantó para frenar la ola de críticas y sobre las vallas publicitarias colocaron el mensaje “una voz puede cambiar el mundo, es tiempo de escuchar lo que las mujeres estamos logrando”.

Los responsables, representados por la Directora de Relaciones Públicas en Ogilvy, Fabiola Fuentes, realizaron una conferencia de prensa para mitigar los impactos, reseñando que era una campaña preparatoria para la Conferencia de Mujeres que organiza TEDx. Sin embargo, las redes sociales no pararon las críticas con el nuevo mensaje.

La fallida campaña de comunicación de Ogilvy para promover la Conferencia de Mujeres de TEDx en Tegucigalpa nos recuerda que el machismo es un tema que no se debe tomar a la ligera y la ola de indignación suscitada en Honduras, demuestra que es una temática que se trata de superar con esfuerzo.

machismo