La Universidad de Hawai realizó un estudio donde indica que el consumo de hot dogs, o perros calientes, aumenta el riesgo de cáncer de páncreas en un 67%.

Consumidos por millones, suponen un riesgo a la salud por la forma en que se producen, ya que son una mezcla de sobras de grasa de cerdo, res y pollo, a la cual se le agregan grandes cantidades de sal, nitratos y sustancias químicas para producir una pasta que se convierte en el perro caliente al ser empaquetada.

El elemento cancerígeno del perro caliente es el nitrato, que incluso los hot dogs orgánicos lo poseen, y el cual está vinculado al cáncer de estómago, vejiga y páncreas.

También el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer señala que el consumo de un hot dog al día, aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 21%.

Otros riesgos

De acuerdo con los informes del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, se encuentran objetos externos en los hot dogs, tales como gusanos, patas de ratas, partes de los globos oculares, fragmentos de vidrio, cuchillas desechables, perfiles metálicos, entre otros.

Asimismo, la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), un organismo dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), informó en el 2015 que consumir carne procesada, como salchichas, puede causar cáncer de colon.

cáncer hot dogs honduras