Swingers “hasta el fondo”

Una contraseña obtenida en una invitación privada. 10 dólares para el recepcionista de un hotel recatado que me llevó a una habitación, donde pagué 50 dólares más. Parejas y tríos conversando, siempre con una mujer, mientras disfrutan un gintonic para desinhibir un poco la libido. Una conversación sobre un tema mundano me ayuda a mitigar el nerviosismo inicial. Todos están bien vestidos: tacos y medias de fantasía, buen maquillaje. Tienen entre 35 y 40, bien casados por los anillos en el anular. Sin mucho pudor porque ya se empiezan a desnudar y otros buscan algo más de intimidad en...

Leer más